dissabte, 9 de novembre de 2013

¿A quién le bajamos el sueldo?







Hermínia Mas


¿A quién le bajamos el sueldo?

El día que bajaron los sueldos Pablo Romero se entristeció. Pablo Romero era el encargado de trabajar en la cuarta planta del Departamento de Elucubración. En cada planta tenía que haber uno que trabajara, y en su planta era él. Nadie le había dicho: «Pablo, tú serás el que tendrás que trabajar». No. Pablo era trabajador de nacimiento y nadie sabía muy bien cómo había ido a parar a la cuarta planta, porque en la cuarta todo el mundo era sobrino, primo o hijo de alguien, pero a Pablo no se le conocía parentesco con nadie. El caso es que Pablo era de talante trabajador y cuando llegó a la cuarta planta y los demás empleados se dieron cuenta de que trabajaba, ya no lo soltaron.
El día que bajaron los sueldos Pablo se entristeció porque pensó que quizá habría gente que iría muy justita para pagar la hipoteca, o para pagar los campamentos de verano de los hijos, o para ir al masajista, que casi vivía de la gente de la cuarta planta.
María Clotilde Noguer era la jefa de planta y comentó que ella ya sabía que tenía que dar ejemplo, pero la cogían en un mal momento porque ya tenía una ortodoncia medio empezada con su hija y también había dado pago y señal para una moto para su hijo.
Pedro Gordo, que era el subjefe, dijo que él había empezado un régimen muy estricto que le costaba mucho dinero, porque no sólo implicaba comer menos, sino controlar la ansiedad que le daba el hambre, y ya tenía concertadas unas sesiones de masajes que no le bajaban de cien euros a la semana.
El supervisor de la planta dijo que él lo haría de buena gana, si pudiera se bajaría el sueldo de forma inmediata, pero tenía que esperar un par de años a que su hijo terminara la carrera y luego sería el primero en dar ejemplo; no podía dejar de pagar la universidad americana y forzar a un cambio tan traumático a su hijo.
Aún había varias palabras solicitadas y todo el mundo quería explicar su postura y sus razones y casi todo el mundo tenía muchas deudas y muchos compromisos y facturas por pagar. Y María Clotilde Noguer dijo que convocarían otra reunión y que decidirían a quién bajaban el sueldo, porque por alguien había que empezar a recortar y los de la cuarta planta debían dar ejemplo, porque a los de la tercera les bajaban el sueldo un cinco por ciento, a los de la segunda un seis y a los de la primera un siete.
Y María-Clotilde convocó una reunión formal con un único punto como orden del día: voluntarios de la cuarta planta para dar ejemplo de austeridad.
María-Clotilde propuso que cada uno expusiera su punto de vista y sus razones para mantener el sueldo actual o prestarse a tener un sueldo más bajo.
Se dio el caso de que ese día todo el mundo había hecho mucho trabajo en casa y se había preparado muy bien la reunión, y los componentes de la cuarta planta fueron sacando las chuletas que previamente habían preparado donde argumentaban hasta qué punto el recorte de sueldos afectaría su economía, su vida familiar y social y todo su entorno.
Todos menos Pablo, que como ya trabajaba mucho y llegaba muy cansado a su casa, se iba a correr un rato cada día, y ese día hizo lo mismo, y ni le pasó por la cabeza que, como hicieron todos los demás empleados, podía sentarse delante del ordenador para preparar la reunión y presentar sus motivos.
Cuando llegó su turno no pudo decir nada. Le preguntaron si tenía deudas y, como no era nada mentiroso, dijo que no. Y le preguntaron si tenía ahorros y dijo que lo normal, para ir tirando. Resumiendo, le cogieron desprevenido y al final de la ronda de turno de palabras, en la cuarta planta todos tenían claro que él era la única persona a quien se le podía bajar el sueldo sin provocarle un descalabro personal, moral, matrimonial y total.
Y así se hizo, con todos los votos a favor y una abstención. El resto del personal de la cuarta planta continuaría cobrando lo mismo, y Pablo, para dar ejemplo a los de la tercera planta, cobraría un ocho por ciento menos.
Pablo primero pensó que no era un trato demasiado justo, pero después de mucho pensar en ello llegó a la conclusión de que al fin y al cabo como a él le gustaba trabajar, aunque le bajaran el sueldo se podría buscar alguna cosita y ganar el dinero que no le pagarían. Y en cambio, todos los demás, pobre gente, lo tenían más complicado. 




CLUB DE LECTURA




Para reflexionar, hablar sobre las historias y hacer debate después de  la lectura de los cuentos.



1 . A quién le bajamos el sueldo

Pablo es la típica persona sincera y de buena fe que siempre acaba trabajando más que los demás y cobrando menos .
¿Es habitual que ocurran cosas así ?
¿Y que algunos hagan el trabajo y los demás se lleven el mérito ?

2 . Departamento de elucubración

¿Hay muchas personas que ocupan un lugar que no les corresponde porque les han "enchufado " ?
¿Funcionaríamos mejor sin esta gente ?
¿Cómo se podría cambiar este tipo de funcionamiento ?

3 . La dieta y el amante

En esta historia se plantea el tema de la infidelidad .
¿Es tan corriente como algunos insinúan ?
¿En cuanto a las dietas , por qué es tan difícil seguirlas?

4 . La enfermera y el poeta

¿Hay parejas en las que , como ocurre en el cuento , el peso de todas las tareas del hogar recae sólo en uno de los miembros?
¿La enfermera hubiera sido más feliz con el enfermero ?

5 . El perfil de Tania

Tania es una chica que  asciende en el trabajo gracias a su físico .
¿Es habitual que se dé importancia al físico a la apariencia cuando hay que  elegir a alguien para un trabajo o para promocionarlo ?

6 . La princesa y el albañil

¿En esta relación , la víctima es de género masculino . Es poco corriente encontrarse con este tipo de relaciones, o es más habitual de lo que parece?
¿Como os  imagináis físicamente a los personajes?

7 . La encargada de dar más trabajo a los que ya trabajan

La protagonista de este cuento es una persona inútil que ocupa un puesto de poder sin tener ningún mérito .¿Es muy habitual que esto ocurra?

8 . Los trenes y la felicidad

Las dos protagonistas de este cuento pertenecen a dos generaciones diferentes y a dos clases sociales diferentes. ¿Tienen algo en común ?
¿Hay unos transportes para la gente con dinero y otros para los que no lo tienen?

9 . La ascensión del Ángel

¿Os provoca simpatía este personaje ? ¿Por qué ?
¿Es muy difícil atravesar las barreras sociales?
¿Como nos podríamos imaginar a Ángel físicamente ? ¿Qué tipo de ropa creéis que lleva ?

10 . Recortes en el departamento de elucubración

¿Se ha recortado por donde no se debía recortar ?
¿Las empresas despiden a los buenos trabajadores y se quedan con los peores ?



RDCR ediciones